Captura de pantalla 2016 12 05 a las 16.53.38 Derecho de visitas de abuelos

derecho de visitas de abuelos

¿Buscando un experto Abogado para reclamar el derecho de visitas de abuelos? Si es así, no le quepa la menor duda que está en el lugar indicado. Y es así, pues SOMOS EL PRIMER DESPACHO DE ABOGADOS DEL PAÍS, ESPECIALIZADO EN LA DEFENSA DEL DERECHO DE ABUELOS y NIETOS A COMUNICARSE Y RELACIONARSE. TRABAJAMOS EN TODO EL TERRITORIO NACIONAL, CONSULTE GRATUITAMENTE Y SIN COMPROMISO. Nuestros abogados tramitan asuntos relacionados con estas situaciones tan excepcionales, en todo el país, participando incluso, en cursos de formación, en esta área concreta del derecho de familia. Nuestros abogados intervienen en los asuntos más relevantes a nivel nacional. Puede comprobarlo en la página de inicio de nuestra web, donde hemos colocado algunas intervenciones en las principales televisiones del país; TVE, A3, TELE5, LA SEXTA. (Entre otras). Es por ello, por lo que contamos en nuestro bufete de abogados, con un servicio vanguardista; Un teléfono de urgencias, permanentemente atendido por abogados, para resolverle las dudas, que en relación a este tipo de delitos pueda tener. (derecho de visitas de abuelos).

Captura de pantalla 2016 08 12 a las 9.43.30 Derecho de visitas de abuelos

Telefono de urgencias

Los abuelos no son los padres, por supuesto que no y, en consecuencia, no pueden tener los mismos derechos que estos. Pero no debemos olvidar el derecho del menor a relacionarse con sus abuelos –que, por supuesto, lo tiene– y que, aunque no es equiparable con el derecho a relacionarse con sus padres –ya que este último derecho está por encima al derecho que puedan tener los abuelos–, es un derecho que ni se le puede ni se le debe negar, salvo en casos extremos en los que en vez de abuelos tendríamos que hablar de «ascendientes».  (derecho de visitas de abuelos).

Asimismo, a nivel nacional, la Ley 42/2003, de 21 de noviembre, de modificación del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de relaciones familiares de los nietos con los abuelos, en el primer párrafo de su «Exposición de motivos» establece que «Los abuelos desempeñan un papel fundamental de cohesión y transmisión de valores en la familia, que es el agente de solidaridad por excelencia de la sociedad civil. Los poderes públicos han de fomentar la protección integral del menor y la familia en cumplimiento del mandato constitucional del artículo 39 de nuestra Carta Magna», artículo este que asegura la protección social, económica y jurídica de la familia.

Mientras que el artículo 160 del Código Civil en su párrafo segundo establece que «No podrán impedirse sin justa causa las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados».

Es decir, de los propios antecedentes de la normas mencionadas se desprende que, aún cuando la relación prioritaria sea la «paternofilial», debe prestarse una especial atención a la relación abuelos–nietos en interés del propio menor.

Por lo tanto, al menos sobre el papel, podemos decir que no hay ninguna norma que impida que unos abuelos se relacionen con sus nietos –salvo casos excepcionales-, pero reitero, si los abuelos y abuelas no reclaman sus derechos, que no esperen que nadie se los dé. Para que los derechos reconocidos en las leyes se puedan ejercer plenamente hay que luchar por ellos bien sea en los juzgados, asociaciones, etc.  (derecho de visitas de abuelos).

Lo cierto es que mi experiencia profesional me permite decir que cuando se solicita un régimen de visitas para unos abuelos –repito, salvo casos excepcionales– los juzgados lo conceden e incluso, en casos extremos y justificados, se ha conseguido para los abuelos la guarda y custodia de sus nietos. Por eso me sorprende tanto que sean tan pocos los que acuden a los juzgados a reclamar sus derechos.  (derecho de visitas de abuelos).

Tal y como se deriva de la Exposición de Motivos de la Ley 42/2.003, de 21 de noviembre, por la que se introduce esta figura en el Código Civil, la reforma de la Ley parte de considerar que los abuelos desempeñan un papel fundamental de cohesión y transmisión de valores en la familia, que es el agente de solidaridad por excelencia de la sociedad civil. En este ámbito, la intervención de los poderes públicos debe tender a asegurar el mantenimiento de un espacio de socialización adecuado que favorezca la estabilidad afectiva y personal del menor. En este sentido, las normas vigentes del Código Civil dispensaban un tratamiento minúsculo a un elemento de significativa importancia en el desarrollo personal de los menores, esto es, las relaciones de los nietos con sus abuelos. En efecto, cabe entender que los abuelos, ordinariamente ajenos a las situaciones de ruptura matrimonial, pueden desempeñar un papel crucial para la estabilidad del menor. Esta situación privilegiada, junto con la proximidad en el parentesco y su experiencia, distingue a los abuelos de otros parientes y allegados, que también pueden colaborar al mismo fin.  (derecho de visitas de abuelos).

La modificación legislativa persigue en consecuencia regular, de forma más explícita y reforzada  el régimen de relaciones entre los abuelos y los nietos.  (derecho de visitas de abuelos).

El artículo 160 del Código Civil, establece que los progenitores, aunque no ejerzan la patria potestad, tienen el derecho de relacionarse con sus hijos menores, excepto con los adoptados por otro o conforme a lo dispuesto en resolución judicial.

La patria potestad de los padres sobre sus hijos, no es tan absoluta que excluya el reconocimiento de los derechos de los menores e impida la relación de estos con otros parientes, siendo los abuelos los más destacados y próximos. Tras este criterio general de relación de los padres con sus hijos, se establece por nuestra legislación que no podrán impedirse, sin justa causa, las relaciones personales del hijo con sus abuelos y otros parientes y allegados.

El derecho de los abuelos y otros parientes y allegados a mantener relaciones personales con los menores, que reconoce el párrafo 2º del art. 160 del Código Civil, es un concepto abierto e indeterminado que abarca toda forma de comunicación o trato, incluidas las estancias temporales en el domicilio del pariente, cuya concreción en cada supuesto específico dependerá de la condición de las personas implicadas y de las circunstancias concurrentes, siendo el criterio rector a la hora de precisar su contenido el interés y beneficio del menor.  (derecho de visitas de abuelos).

Por tanto, como criterio general no cabe denegar estas visitas salvo que exista alguna razón justificada para ello. En caso de oposición a estas visitas (habitualmente por parte de los padres del menor que pretenden visitar los abuelos), el juez, a petición del menor, abuelos, parientes o allegados, resolverá atendidas las circunstancias.

Hay que tener en cuenta que a la hora de establecer un régimen de visitas a favor de abuelos y allegados, el Juez especialmente deberá asegurar que las medidas que se puedan fijar para favorecer las relaciones entre abuelos y nietos, no faculten la infracción de las resoluciones judiciales que restrinjan o suspendan las relaciones de los menores con alguno de sus progenitores. El ejemplo típico sería el supuesto en que los abuelos, cuando ejerzan derecho de visitas sobre los nietos, faciliten al padre quien tiene una medida de alejamiento respecto a los menores, que vea a los mismos.

En consecuencia existe un límite genérico al derecho de visitas de los abuelos, como es que el que pueda establecerse en cada caso concreto, no restrinja la prioritaria relación y comunicación entre padres e hijos. Las visitas de los abuelos, en consecuencia, siempre estarán subordinadas a las visitas entre hijos y padres, al menos como criterio general.

Popularmente, es mucho más conocido que los padres divorciados puedan solicitar un régimen de visitas concreto sobre sus hijos. Hay que destacar que los abuelos también tienen derecho a solicitarlo ya que así lo concede el Código Civil.

Normalmente, que los abuelos soliciten un régimen de visitas judicial viene dado porque la relación con los hijos no es buena. Para ello, disponen de diferentes mecanismos legales:  (derecho de visitas de abuelos).

En el caso de que los padres del menor no se hayan divorciado, los abuelos pueden presentar una demanda en el juzgado y solicitar un convenio para fijar un régimen de visitas satisfactorio.  (derecho de visitas de abuelos).

Si los padres del menor están en proceso de divorcio, los abuelos pueden ejercer su derecho incorporando una cláusula en el mismo convenio regulador del divorcio que se está negociando para que prevea un régimen de visitas. Este debe fijar qué días pueden visitar a su nieto/a y durante cuánto tiempo, siempre teniendo en cuenta los intereses y actividades del menor. Nunca se puede anteponer los intereses de los adultos a los del menor.  (derecho de visitas de abuelos).

En caso de que las divergencias entre los padres y los abuelos para ver al nieto/a surjan posteriormente a la firma del convenio, pueden solicitar, judicialmente, la firma de uno nuevo. Este servirá para regular, solamente, el régimen de visitas de los abuelos, sin poder servir como excusa para cambiar otras condiciones que afecten a las relaciones entre los padres y el hijo/a, como la pensión de alimentos, la de compensación o el tipo de custodia que disfrutan.

Denegación  (derecho de visitas de abuelos).

Para solicitar el régimen de visita es necesario presentar una demanda en el juzgado de primera instancia de la localidad donde residan y se tramitará a través de un juicio verbal.  (derecho de visitas de abuelos).

Durante el proceso judicial, el juez valorará las condiciones del menor de edad y la relación que tiene con sus abuelos. Dependiendo de las conclusiones que extraiga, aprobará un régimen de visitas o lo denegará.

Siempre que el juez decida su denegación, se debe basar alegando una justa causa, es decir, analizando los motivos de la denegación en beneficio del menor.  (derecho de visitas de abuelos).

El régimen de visitas puede contar con diferentes grados de permisividad. De esta manera, el juez puede resolver que los abuelos disfruten de un régimen más amplio o más restrictivo dependiendo de las circunstancias del menor, así como su madurez o que su relación sea buena y fluida.

Como norma general, no se establecerá que los nietos puedan dormir en casa de los abuelos si son bebés, ya que necesitan la atención y cuidados de los padres.  (derecho de visitas de abuelos).

Durante su infancia, tampoco se puede establecer un periodo de visitas que suponga un largo tiempo sin la tutela y compañía de los padres, aunque eso no significa que no puedan quedarse a dormir en casa de los abuelos alguna vez.

Los abuelos pueden solicitar pasar algunos días en compañía de sus nietos durante las vacaciones escolares. Normalmente no se concede que pasen los días señalados de las fiestas de Navidad con los nietos, ya que estos días están reservados para que lo disfruten los padres.  (derecho de visitas de abuelos).

 

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)