Como abogados penalistas, con sede principal en Málaga, y ámbito de actuación en todo el país, parece sensato, comenzar a hablar de uno de los delitos que más trabajamos en nuestro despacho, partiendo de la esencia misma, de donde procede la prohibición. Comencemos por tanto con los delitos contra la salud pública. La regulación de estos delitos contra la salud pública, se basa en la necesidad de satisfacer el Art. 43 CE, donde expresamente se reconoce y se ampara el derecho a la protección de la salud. Concretamente, es competencia de los Poderes Públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de prestaciones y servicios sanitarios necesarios. Pues, aunque, popularmente, se identifican los delitos contra la Salud pública, con el delito de tráfico de drogas, dicha identificación es un error, pues, el delito de tráfico de drogas, no es más, que un más, de los que componen los delitos contra la salud pública.

En esta amalgama de delitos, debemos partir de identificar claramente, cual es el bien jurídico protegido o tutelado, que en este caso, es la salud pública, entendida como el nivel de bienestar físico y síquico que afecta a la colectividad o generalidad de ciudadanos. Es muy importante conocer cual es el bien jurídico protegido, pues esa, y no otra, es la esencia de la protección legal en estos delitos.

Como antes hemos comentado, el ámbito general, serían los delitos contra la salud pública, que a si vez, se dividen en dos tipos penales:
1. Delitos contra la salud pública relacionados con el comercio. 359-367
2. Delitos relativos al tráfico de drogas. 368-378

Ámbito objetivo
Básicamente, en los artículos que a continuación exponemos, se resume, perfectamente, lo que se consideraría como, Delitos contra la salud pública relacionados con el comercio. El artículo 359 del código penal, viene a castigar a aquel que, sin hallarse debidamente autorizado, elaborase sustancias nocivas para la salud o productos químicos que puedan causar estragos o los despache o suministre o comercie con ellos. El art. 360 CP, castiga al que, hallándose autorizado para el tráfico de las sustancias nocivas o productos químicos, los despache o suministre sin cumplir con las formalidades previstas en las Leyes y reglamentos. La acción típica es la expendición de las sustancias del art. 359, con claro abuso de la autorización que, para ello, se hubiera otorgado. Tiene cabida la expendición de estupefacientes sin exigir receta o cantidades no permitidas, el almacenamiento de explosivos, la venta de sustancias tóxicas muy volátiles y la venta de productos nocivos con instrucciones incorrectas con respecto a su aplicación alimentaria.

Pero quizás, lo más habitual que encontramos, es el delito de tráfico de drogas. En nuestro bufete de abogados somos perfectos especialistas, en la defensa de ciudadanos que por una circunstancia u otra se han visto involucrados en un delito de este tipo, (en esencia Delitos contra la salud pública), consiguiendo y garantizando los mejores resultados posibles. Somos expertos, y despacho de abogados de Málaga, número 1, en este tipo de pleitos. Nuestro departamento de abogados penalistas trabaja las 24 horas del día, los 365 días del año, en Málaga y donde se les requiera.

El delito de tráfico de drogas parte de una conducta típica, que tiene por objeto el favorecimiento o facilitación del consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas se concreta en:
1. Promover, favorecer o facilitar el consumo de drogas, a través de actos tales como el cultivo, de la adormidera, la coca o el cannabis, la fabricación y el tráfico.

En lo que se refiere al delito de tráfico de drogas, cabe ubicar todo acto, coincidente o no con el concepto que de él quepa trascender del Derecho Mercantil, que conlleve al consumo, puede ser: la donación, la invitación a consumir, la permuta, el suministro de tercero en pago de servicios, la compra para tercero basándose en una amistad preexistente, el transporte, la intermediación.
2. Posesión de las referidas sustancias con el fin de promover, favorecer o facilitar su ilegal consumo.

Se castiga la posesión orientada a esos exclusivos fines, por lo que se sanciona tanto el cultivo como la elaboración, de modo que la posesión sólo será castigada si está presidida por la intención de traficar. Dicha intención, deberá ser objeto de prueba, tratándola de obtener del consumo de elementos objetivos concurrentes. Se atenderá a la cantidad de droga intervenida, su pureza, a la personalidad del poseedor drogodependiente o no y a las circunstancias de la aprehensión.
El autoconsumo, la posesión para consumir, no son punibles. Este es el camino indicado, en muchas ocasiones para plantear la defensa de un Delitos contra la salud pública.

No es punible el consumo compartido cuando se trata de adictos, cuando tiene lugar en un sitio cerrado, cuando la cantidad destinada al consumo es insignificante, tiene lugar entre pequeños grupos, los consumidores son personas ciertas y determinadas y el consumo es inmediato. Las donaciones a familiares drogadictos para deshabituarlos son atípicas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 10.0/10 (2 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +2 (from 2 votes)
Abogado delito contra salud publica Málaga, 10.0 out of 10 based on 2 ratings